miércoles, 5 de agosto de 2015

Nicolás

Qué estupidez escribir solo cuando estoy triste.
Qué bien no haber escrito desde hace 8 meses.
Qué desgracia estar frente a este folio en blanco.

Vengo a contar lo que la fuerza y la esperanza ciega.
Yo, que me pienso tan real y coherente...
Me he pasado 11 días abstraída en un super mundo de confianza y positividad.
"Justificado" por solucionar o no reconocer una situación fatal.

Ahora la inconsciencia me abruma.
A ratos quiero pensar que es mejor así,

Le contaba hasta lo que menos le interesaba y nunca olvidaré sus ojos asintiendo.
Ya casi sin poder hablar.
Mientras que hacía unas pocas semanas nos robábamos el turno de palabra.
Y yo sin darle importancia.
Diciendo que mejoraba un poco cada día...

Nunca perdió su moreno de playa natural.
Su voz fuerte y su cabezonería.
Su simpatía por sacar un chascarrido a cualquiera que pasase.
Preocupado e interesado por todos.
En su tanatorio, por un rato solo faltaba él y un chato de vino.

Me regaló mi primer albúm de cromos, de la bella y la bestia, si.
Y me echó la última bronca para que buscase un trabajo mejor.
Fue quién más confió en mí para prestarme su coche al día siguiente de aprobar.
Era incondicional y era mutuo.

Nadie lo esperábamos.
Todo el mundo se asombra y dice que les estamos engañando.
Yo ahora sé que él sí lo sabía
Y no soy capaz de pensar con claridad si es lo mejor o lo peor.








domingo, 7 de diciembre de 2014

You don't know me

Que si tú me disparas, la bala también te atrevesará a ti.
Que si tú levantas mi vuelo, seremos aves migratorias.
Que si te bajas del tren, yo me tiro en marcha.

Pero que si la bala rebota.
Una corriente de aire cambia el rumbo de tu viaje
Y si es sólo a mí, a quién el tren advierte de atropello

Entonces no habrá partida.
Porque ya hay un ganador.






lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Y ahora qué?

¿De qué han servido tantos meses de introspección?
De no necesitar una mirada, una sonrisa.
Ni siquiera un polvo fácil.

¿Para qué...
Hacerme un poquito fuerte
Aprender a controlar las situaciones a tiempo.
Creer tener todo un poco más claro?

¿Dónde esta mi odio al invierno?
Sobretodo al pasado, porque más que frío fue lluvioso.
Ahora que ya no necesitaba paragüas.

.....

Si un desconocido irrumpe en la noche con tres cientos vaciles
de los que salgo airosa, con otros tres cientos más.
Pero no de su inesperado abrazo,
Hecho a medida entre sus manos y mi espalda.

Ni siquiera sabía su nombre.
Ni nos gusta la misma música.

Pero todo se desbarató.
Y vuelvo 11 meses atrás, a ponerme nerviosa y sin tener claro nada.



martes, 15 de julio de 2014

DIME SI TE INTERESA.

CONOZCO  MIS FALLOS ANTES QUE MIS VIRTUDES.
TAMBIÉN APARENTO COSAS QUE NO SOY.
PARECE QUE ME FALTA DIVERSIÓN Y ME SOBRA INTENSIDAD.

PERO QUE QUIEN QUIERA SEPA, QUE SÓLO HAY QUE (TENER GANAS DE) RASCAR.


SOY UN SACO DE RECUERDOS, DE FECHAS, DE BESOS, DE HERIDAS Y DE MOMENTOS.
Y NO ES BONITO, 
NO ES BONITO PASEAR Y VER AQUEL BANCO, AQUEL HOTEL, AQUEL BAR...
ESE VESTIDO QUE TANTO TE GUSTABA EN MI ARMARIO, LA ESTACIÓN DE TREN...

SOLO LAS HISTORIAS DE VERDAD, HACEN QUE ESTOS RECUERDOS SEAN BONITOS.


NO SOY AMIGA DE CUALQUIERA POR QUE SÍ. 
SÉ COMO LATE CADA CUAL.
Y TODOS Y CADA UNO DE ELLOS ME PODRÍAN EXPRIMIR TANTO COMO QUISIERAN
PORQUE NUNCA LES NEGARÍA NADA.

SOPESO SIEMPRE LO BUENO Y DE LO MALO ME OLVIDO.
AUNQUE ESTO ME HAGA PARECER GILIPOLLAS CON SEGÚN QUIÉN.

A NADIE LE PRESTO MIS CANCIONES PARA QUE CAIGAN EN SACO ROTO/AJENO.
A NADIE REGALO LO QUE A MI PRESTARON ANTES. 

NO JUEGO POR JUGAR. CONMIGO TENDRÍAS LA PARTIDA MÁS INTENSA Y COMPENETRADA, SIN NECESIDAD DE VENCEDORES. 

TENGO DEMASIADOS SUEÑOS, LIBROS, VIAJES, PARQUES, BOTELLAS, DISCOS, MIRADAS, SONRISAS Y NOCHES...
QUE COMPARTIR.

HAN METIDO LA PATA DEMASIADAS VECES CONMIGO
Y YO NO HE QUERIDO QUERER A LOS CHICOS BUENOS QUE PASABAN A MI LADO.

NUNCA ENTONO UN ADIÓS Y NUNCA LO HE ESCUCHADO.






domingo, 16 de marzo de 2014

Acabarás por morder la manzana, si no de qué tengo yo esta mala fama.

Ahora que mi inspiración vuelve
No puedo evitar estar intranquila, deseosa...

Me levanto, abro la nevera, vuelvo a coger ese libro...
Y ahí está él. Por si no fuera poco el espacio que ocupa en mi cabeza.
El protagonista que dibuja Kundera, es él.

Un perfil de hombre maduro, que siempre ha protegido sus ideas  mejor inculcadas.
Hasta hoy, que acompañado de una adolescente
que siempre viste falda y gafas de pasta negras
Sólo quieren beberse el mar y pasar juntos cada noche.

Es culto, quizá demasiado, 
Y yo no puedo evitar imaginar un plan de secuestro, 
En terrazas al sol, con mucha cerveza
Escuchando sin parar ese autor tan extraño, del que nunca había oído hablar
Ni de ese músico y mucho menos del poema que le hace sangre,
Hasta que se nos vuelva a hacer de día.

Yo soy muy pequeña para él en todos los sentidos. 
No puedo más que abrir mis ojos y empaparme 
de lo que su bonita voz no deja de contar, siempre entre el humo de mil cigarrillos.

Porque identifico la pasión en sus ojos.
Sé que evita la sonrisa porque le gusta parecer triste.
Cierra los ojos y te coge la mano para hablarte durante horas en la cama.
Siempre acepta una última cerveza en cualquier banco de la ciudad.
Amanece con un poema y una canción a los que da vueltas hasta desgastarlos.
Tiene unas manos grandes, pero todavía más sensibles cuando recorren mi espalda.
Siempre es acompañante, segundo o público, nunca protagonista.

Pero repito, soy muy pequeña y él ya no se fija en mí
Aunque le vuelvan loco mis faldas y las gafas de pasta.
Y si, ahora me da miedo avanzar con el libro
por advertir algo que ya esté pasando o por leer algo y parecer que ocurra.






sábado, 15 de febrero de 2014

Y él ni me ha mirado

Hace unas semanas escribía sin parar
Al salir de la cama, incluso antes de ir a por café.
Me sentaba y cogía mi bolígrafo verde.
Pensé en mandarle todos y cada uno de esos folios.
Me gustaba la idea del correo postal, 
De mensajes en botellas que cruzaran el mar.

Pero acabé haciendo de ellos, barquitos, conmigo en la bañera,
jugando con la espuma, mientras pensaba en él.

Lo que también pensé en mandarle, fue a él a la mierda.
Y no es porque suene gracioso, es porque lo estoy haciendo.
De los pies a la cintura está metido dentro de un cubo de basura
que él solito ha llenado y que a mi me ha salpicado.
Pero no puedo ni quiero seguir manchándome.
Porque sí, yo tengo mi propio cubo también.

Que yo paso página y cierro libro. Acepto y asumo.
Pero que tengo miedo de ver que se vuelve a equivocar
Y que no es conmigo...después de todo...después de tanto.
Pues antes de nada, lo único importante ahora es dedicarse tiempo a él.

Créedme si digo que sé y entiendo lo que está haciendo.
Lo necesario y vital que es para él. Sé todo lo que le está aportando.
Cuánto está creciendo y valorando desde el más mínimo detalle
Hasta la más grande de las soledades.
Y lo poco que importo yo en todo eso, también lo sé.

Porque además de insegura, soy muchas cosas más
y de eso debió darse cuenta él y no contarlo yo aquí.
Que a ver quién le entiende como yo, con tanta precisión
y  tan poca correspondencia .

No volverás a verme
Pero me vas a oír.
 Que mi amor vale más.
Que me largo de aquí.



jueves, 30 de enero de 2014

Prometiendo cielos y regalando lodos

Te empeñaste durante meses y yo acabé aceptando
Te creí, y aposté por ti.

 Te dí mis mejores consejos
Yo necesité los tuyos y a ti.
Te mostré mi lado más débil.
Te leí mis mayores intimidades,
Te regalé lo que más me identifica
Y te hice sentir con mis mayores pasiones

Quédate con lo recibido, no me devuelvas nada.
Pero utilízalo, valóralo y cuídalo bien
Porque si no, ese será mi mayor arrepentimiento.





"Así que, si alguien vuelve a prometerme amor,
con encanto y alguna canción,
Me prepararé para huir.
Irme lejos y limitarme a observar"

sábado, 30 de noviembre de 2013

Nunca acierto cuando elijo un número

Me intento culpar por no haber podido evitar el principio
Por haber dudado tanto, en si sería otra historia de mierda
Y por no haberme aventurado hasta estar segura.

Ese fue un gran error (según para quién)

Pero después...y queda muy mal que yo lo diga...
Lo enmendé con creces...
Creces que se vuelven en contra, cuando el otro, de repente, no tiene claro su objetivo después de tanto

Ese si es un gran error

Perdí el control justificado,
Y ahora, a mi imagen al borde del precipicio no la justifico ni yo.

lunes, 14 de octubre de 2013

Y con esto admito no ser una mujer de acción





Hay para quién esto es la mayor prueba de cobardía
y para quién es una virtud.

Lo siento, pero yo me encuentro entre los segundos.
No se puede decir todo lo que se piensa y a mi me ha costado mucho aprenderlo.
Considerar el valor del silencio, dejar de ser ignorante por atrevida.
Crear un filtro ante informaciones subjetivas, innecesarias o por el contrario,
muy reales pero nada acertadas o sin cometido con final feliz.

Pensar y hablar es la base de todo y de nada.
Y ante la incapacidad de reflexión general, para mí es obligación.
Pero no al final, para entonces ya estará todo dicho sin pronunciar palabra.



jueves, 26 de septiembre de 2013

Soy mi peor enemigo

En medio de este impasse que ya no sé cuánto viene durando
Me veo en la cuenta atrás de los últimos minutos
para salir corriendo de casa y llegar  a verte.
Siempre me planteo que no es una buena opción, hasta que llego y te tengo delante.

El miedo se apodera de mis ganas y los nervios del estómago.
Me planteo contarte la locura que quiero hacer, nadie quiere caer sin red.
Pero entonces el miedo irá a ti y eso no lo puedo permitir.

Siempre me preguntan por qué no me tiro a la piscina contigo.
Hace dos noches supe que por terror a que esa, sea la última vez.
Pero justo hoy, reconozco que no sería una acertada despedida.
Aunque me maten las ganas.

En un rato todo habrá pasado, tu estarás bien rodeado.
No te faltará cerveza en mano y otra rubia que te de conversación.
Sabes que siempre estoy al otro lado por si llegas solo a casa.