jueves, 20 de diciembre de 2012

Ni todo, ni nada

Seré quién no duerma por el frío, viviendo intensamente cada suspiro.
La que te cuente hasta el último detalle de lo que menos quieras saber.
Quién te observe hacer el crucigrama, escondida tras una taza de té.
Te hablaré con la mirada.
La mayor coleccionista de películas.

Cruzaré siempre el semáforo en rojo y ese, será el fallo que más adores.
Reiré cuando la respuesta pueda asustarte y no entenderás nada.
Odiaré tus planteamientos sin lugar a réplica.
Diré adiós, siempre pensando en un hasta luego.

Pero no me esforzaré en encajar. Ya no.



2 comentarios:

Cé. dijo...

Encajar no sirve de nada si no te sientes a gusto en el puzzle del que formas parte.

Luna de Coco dijo...

Y al final, descubres que es mejor no esforzarse en encajar...